Las rayas del tigre


Empecé a los catorce. Después del trazo inicial no volví a ser el mismo; todo en mí persona dejó de ser estéril e inofensivo. Fue una iniciación con chamanes inexpertos pero talentosos. Renuncié a ser un infante que apenas tenía permitido poseer su cuerpo para convertirme en una criatura de tinta y sangre. Me habían estampado el primer tatuaje, la primera raya al tigre.  A partir de aquel 1990, confirmé cada año el voto con la carne y la aguja; convertí mi piel en una galería privada; en el último refugio de una hedonista  e individualista noción de la estética, el placer y la libertad.

 Fue una decisión que no tomé tan a la ligera, porque “siempre” he considero que  un tatuaje es una creación plástica que implica composición; un orden en el uso del color, con todas sus gamas, combinaciones y efectos; así como del estilo del tatuador. Finalmente, son obras gráficas que van más allá de los planos de un lienzo ordinario; pues el lienzo es el cuerpo entero: con todos sus ángulos movedizos, excesos y curvilíneos rincones.

 Otro motivo para hacerlo fue saber, ser consciente que los tatuajes y las modificaciones corporales existen desde hace siete mil años –hay quien dice que es una moda. Seguro ¡una moda de siete mil años ja! – Que fue para egipcios, prehispánicos, europeos, maoríes, marinos o africanos que vivieron desde Camerún hasta el Congo un elemento de cohesión, status, pertenencia, poder social y político.

Que alejado estoy de esa concepción adulta de las cosas –sigo siendo  imberbe- de repetir hasta el cansancio los juicios: “Los tatuajes son para carceleros, inadaptados, maras, drogos, ñeros, pobres, rockeritos y anarquistas”  Si fuese así y estuviera en la cárcel por delitos contra la salud, pobreza o pederastia, al menos significaría para mi una forma de crear una identidad que las autoridades no pudieran quitarme aunque me desnudaran,  raparan o metieran en celdas malolientes. Los tatuajes chicaneros hablarían de mi pasado y los tanates que tengo para afrontar el futuro.  Me harían resistir. En fin, confirmo que soy imberbe.

 Se acerca mi cumpleaños, la poco sutil semana santa y el tiempo de renovar los votos de la carne. En esta ocasión, como en todas las precedentes me tatuaré diseños mayas, mixtecos, zapotecos, tarascos, toltecas o aztecas  –los diseños mixtecos son irrepetibles y exquisitos– Intentaré una vez más, por lo que resta de vida, reafirmar la precaria identidad que tengo ante la modernidad y la globalización feroz.

Llega el momento de volver a traspasar las costillas intocadas, la moral manoseada; los pellejos y el ser. De que los artistas del dibujo, la asepsia, las agujas, guantes de látex y pigmentos naturales hagan su arte. De sentir dolor, profesar un silencio estoico y satisfacción por la obra bien lograda. Total, una raya más al tigre ¡Que más da, siempre será bienvenida!

Categories: Diego Garciarivas

2 comments

  1. Cada uno enfrenta la vida de manera diversa, también cada uno o una va conformando a lo largo de la vida una identidad, identidad que se alimenta de manera conciente e inconciente.
    Para algunos los tatuajes cumplen esa función, sin embargo en verdad son necesarios? qué tan consecuante eres entre lo que te tatuas y lo que vives?
    Esto lo pregunto porque Bonfil Batalla escribió acerca de la exclusión de los indios, en museos muy interesantes pero en la vida real, no y eso se puede dar también en la vida real, espero que no sea tu caso y que el día de tu cumpleaños lo ritualices como desde hace varios años.

    Larga vida!

  2. Todavía no lo decido, tengo una terna final, cuando me raye lo posteo

Deja un comentario