Ana Belén y Víctor Manuel, recuerdos que se actualizan


Para José María por nuestras

complicidades pasadas y futuras.

Era el año 90 y lo recuerdo como si fuera ayer, yo caminaba por uno de los corredores de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM en donde estudiaba la maestría en Historia del Arte.

En ambas aceras se colocaban una infinidad de pequeños puestos en donde se vendían, lo mismo los libros más recientes que los más exóticos y apasionantes, también podía uno encontrar discos de todos los géneros musicales imaginables e inimaginables.

Casi a la entrada del edificio estaban sentados en el suelo dos jóvenes, uno tocaba una guitarra y a dúo cantaban de manera muy sentida, Soy un corazón tendido al sol y aunque yo la había escuchado con Víctor Manuel, cantante ampliamente conocido, la interpretación de los jóvenes en nada desmerecía.

Me quedé escuchando mientra duró y toda emocionada agradecí para mis adentros haberlos escuchado aunque ellos no lo hubieran hecho sino para satisfacer su propia necesidad de dejar claro su sentir, que finalmente era una opción no sólo musical sino vital. Como a mi me gusta también la comparto con quien esté leyendo estas líneas.

Pues si, creo que yo también soy un corazón tendido al sol, corazón abierto que ofrece  apoyo, acompañamiento y el amor que mucha gente busca afanosamente a lo largo de la vida pero que cuando lo tiene a la mano, no siempre lo acepta, y no porque sean malas personas sino porque simple y sencillamente no conocen otro tipo de sentimientos que no sea la inhumanidad que campea por doquier.

De esa canción paso a otra que tiene gran significación para mí, porque me remite a  un momento  concreto y porque  tiene que ver con la poesía de Nicolás Guillén, de el retomo la siguiente:

NO SÉ POR QUÉ PIENSAS TÚ


No sé por qué piensas tú,
soldado, que te odio yo,
si somos la misma cosa
yo,
tú.

Tú eres pobre, lo soy yo;
soy de abajo, lo eres tú;
¿de dónde has sacado tú,
soldado, que te odio yo?

Me duele que a veces tú
te olvides de quién soy yo;
caramba, si yo soy tú,
lo mismo que tú eres yo.

Pero no por eso yo
he de malquererte, tú;
si somos la misma cosa,
yo,
tú,
no sé por qué piensas tú,
soldado, que te odio yo.

Ya nos veremos yo y tú,
juntos en la misma calle,
hombro con hombro, tú y yo,
sin odios ni yo ni tú,
pero sabiendo tú y yo,
a dónde vamos yo y tú Y
! no sé por qué piensas tú,
soldado, que te odio yo!

Para quienes vivimos en la etapa de los recurrentes golpes de estado en América Latina, de las fuertes migraciones de los que huían de estas dictaduras el poema de Guillén era más que significativo, sobretodo  pensando en los militares que siendo tan pobres como sus pares, se prestaban para combatirlos, para aniquilarlos y el retoma este problema desde su muy particular forma de versar.

Parte de su trabajo es lo que el tituló Canción que  musicalizaron y se conoce como, De que callada manera, me gusta como la canta Ana Belén.

Una versión de Quiero abrazarte tanto la conocí, como muchísima música más y cantidad de libros, por un amigo que por estar soltero, tenía su sueldo íntegro para comprar libros y discos, pasaba a mi casa me dejaba ver sus adquisiciones y todo lo que me interesaba me lo podía quedar por un tiempo para poder disfrutar tan rico acerbo, que suerte la mía, no?

Dado que estoy retomado la música del dueto que forman Víctor Manuel y Ana Belén, retomo una versión del primero, aunque ya tiene su buen tiempo.

Para finalizar comparto una canción que interpreta Ana Belén, en una corriente musical que no es en la que ella normalmente participa, con un sabor eminentemente latino y en especial caribeño, la tenía en un cd pero no lo había escuchado con atención hasta que una persona muy querida para mí, me la hizo notar y en verdad tiene un ritmo contagioso.

Por supuesto que hay muchas otras canciones que se antoja escuchar con estos magníficos interpretes que son compañeros no sólo artísticos sino de militancia y de vida, bien por ellos! Y ésto pretende ser sólo un acicate para profundizar en su propuesta musical.

Categories: ambar amarillo, Historias de vidaTags: , , , ,

Deja un comentario

%%footer%%