Policía…panoptismo, socratismo o neorociencia


En su novela “El Salvaje”, Guillermo Arriaga mencionaba una escuela bilingüe en cuyo reglamento se establecía que los alumnos más aplicados conformaban grupos encargados de vigilar que el resto de los alumnos cumplieran las reglas… Algo así como el compañero de clase a quien la maestra comisiona para anotar en una lista a los que se levanten de su lugar. Algunos eran bien manchados porque se sentían con poder.

Hay distintos experimentos sociales que demuestran cómo, tarde o temprano, buena parte de quienes tienen poder, terminan abusando de él. No importa si son empresarios, diputados, tesoreras de la sociedad de padres de familia, representantes vecinales o policías.

La chota, la tira, los cuicos, los azules, la poli … Siempre me pregunto de dónde vienen las palabras que elegimos para expresarnos.  Esto es lo que creo haber encontrado:

-Evidentemente, lo de azules es en referencia al uniforme. Por ahí vi que la policía metropolitana de Londres, la primera organización policiaca moderna, surgió en 1829 y vestían uniforme azul marino para diferenciarse del ejército.

-La chota, la que encierra, podría ser una adaptación del inglés shutter o shutt, encerrar.

-Cuico, según dicen, podría provenir del náhuatl cuícatl (canto) en referencia a los serenos, las personas que en tiempos pasados recorrían las calles de noche cantando la hora.

-Aquello de “la tira” podría ser porque se dice que antes de utilizar esposas para detener a los delincuentes, los policías los amarraban con un mecate, del que tiraban.

“Los azules” no cantan… pero algunos sí tiran, encierran, callan, desaparecen personas…

Me pregunto si esos mismos, sin el uniforme y en otras circunstancias serán igual de violentos. ¿En qué momento la triada que conforman la policía, la violencia, el poder se vuelve institucional y sistemática?

Desde el gobernador de Jalisco, hasta el presidente de los Estados Unidos, en sus discursos hablan de la importancia de imponer el orden a como dé lugar… sin ir a las causas de la manifestación y evidentemente… sin un ápice de autocrítica. Así la vieja obsesión de nuestras sociedades con la disciplina (que se confunde con orden).

Como es bien sabido, para Michel Foucault, la sociedad moderna fabrica individuos condicionados, que son vigilados por una autoridad que moldea sus conciencias, disciplinándolas. Y es que la disciplina, dice el filósofo francés, construye cuadros en los cuales todos tenemos un lugar y una función definida; prescribe maniobras, controla actividades; impone ejercicios, crea segmentos y niveles; dispone tácticas para llevar a cabo sus fines la vigilancia, la sanción normalizada, clasificación y castigo. Así, hasta consolidar el panoptismo virtual. La sociedad en la que todos sabemos que podemos ser vistos en todo momento y por eso optamos por ser obedientes y disciplinados.

Esto aplicaría también hasta para los que se creen anarquistas por romper vidrios de los comercios y sinceramente dudo que el delincuente que prendió fuego a un policía estuviera obedeciendo únicamente a sus propios impulsos.  Así, ni el propio Foucault escapaba de su discurso.

Más allá de vigilancias y castigos, Sócrates, en su “intelectualismo” sostiene que quien actúa mal es porque no sabe –en el sentido más profundo del término- que está actuando mal. Incluso el que roba, golpea o mata, lo hace en la creencia de que, dadas las circunstancias, es la mejor opción.

De acuerdo con esto, hasta el dictador más autoritario cree que está haciendo el bien a su pueblo, y hasta el policía más asquerosamente racista cree que está librando a la sociedad de algún tipo de mal.  Está convencido de que el logro de sus fines particulares, cueste lo que cueste, es la verdad y el bien.  Su razonamiento está equivocado; pero de acuerdo con la ética socrática, él no lo sabe.

Si esto es cierto, ¿tendrá que ver algo el uniforme policiaco como eufemismo de poder?

Algunas de las principales características de todo uniforme son la colectivización y la despersonalización; el orden y la jerarquía. De alguna manera, al portar un uniforme se deja de ser individuo y se pasa a formar parte de un gremio fácilmente identificable. Pero esa identificación no es neutra, sino que implica una relación de estatus o prestigio, de protección y pertenencia; de poder, pues. 

Algunos creen que más allá de las estructuras de poder y del panoptismo contemporáneo hay una razón neurológica ¿Qué tiene el uniforme? Al ponerte la camiseta, o el uniforme, implica integrarse al equipo, asumir sus valores, su visión, su misión… sus virtudes y –al parecer- también sus defectos.

Un estudio neurocientífico de la McMaster University[i], de Canadá, sugiere que el uso del uniforme de policía condiciona la manera en la que el cerebro procesa información y replantea preguntas interesantes en cuanto a la forma de percibir a las personas, los estereotipos y símbolos de poder y autoridad. Sukhvinder Obhi, uno de los responsables de la investigación, asegura que el poder tiene un profundo efecto sobre el sistema neurocognitivo del comportamiento. Al estudiar desde la neurociencia a las personas que tienen poder, encuentra que muchos de ellos actúan como si hubieran tenido un traumatismo cerebral. Se vuelven impulsivas, inconscientes e incapaces de empatía. Si el poder fuera una medicina que se vende en la farmacia –dice-vendría acompañada de una serie de contraindicaciones y efectos colaterales. Esa es la paradoja del poder. Es decir, una serie de habilidades que se requieren para llegar al poder se pierden poco a poco en cuanto se alcanzan… en cuanto se ponen el uniforme.

¿Se puede generalizar afirmando que todos los policías se han corrompido? Probablemente no. Pero ¿será que la neurociencia arroja nuevas luces sobre la piedra angular de la ética socrática?

“No justice, no peace, no racist police”

[i] https://brighterworld.mcmaster.ca/articles/research-suggests-simply-wearing-police-uniform-changes-the-way-brain-processes-information/

@vasconceliana

Categories: Historias de vida, María del Pilar TorresTags: , , , , ,

Deja un comentario

%%footer%%